Philidor: El Iluminismo al ajedrez

Copa del Mundo Femenina – Lista de jugadoras clasificadas
21 de mayo, 2021
FIDE y Tech Mahindra anuncian una asociación histórica que marca un hito clave en la creación de la Global Chess League
8 de junio, 2021

Alejo De Dovitiis *

Trainer Fide – Maestro Internacional

Remontarnos a los orígenes del ajedrez sería retroceder muchos siglos atrás; retornar hacia aquí en el tiempo podría depositarnos en la figura del sacerdote español Ruy López de Sigura (1530-1590) quien simbólicamente patentó un invento perenne: la Apertura Española o también denominada en su honor Ruy López.

Pero el bien llamado juego ciencia precisaba de un toque de mayor precisión, un salto paradigmático en su nivel de comprensión y para ello nada mejor que arribar al Siglo XVIII el cual estuvo embebido por las ideas del Iluminismo.

Para esta dificultosa misión dictaminó Dios, el Destino o tal vez la Razón (no olvidemos el contexto histórico) que entre los mortales yacería un ser humano de enormes inquietudes culturales: el músico y magnífico ajedrecista francés François-André Danican, apodado como Philidor (1726-1795).

En el prestigioso Portal de Ajedrez Latitud Sur https://ajedrezlatitudsur.wordpress.com/ tres notas describen magistralmente buena parte del perfil humano y profesional de nuestro personaje de marras. ¿Qué más cabría agregarse?

Entre tenues candelabros el Café de La Regence en París fue su laboratorio, su escenario de razón y pasión.

El acervo ajedrecístico de Philidor fue prolífico pero ´podríamos iniciar con la cita de la defensa que lleva su nombre: 1 e4 e5 2 Cf3 d6:

¿Acaso en la apertura Ruy López el blanco no asestaba una puñalada sobre el caballo negro de c6 mediante una potente clavada de alfil en b5?

Con la defensa ideada por el genio francés el negro defiende igual a su peón central y es capaz de neutralizar al poderoso alfil de casillas blancas: toda una solución racionalista.

Qué decir de su frase cumbre “Los peones son el alma del ajedrez”, la cual no sólo planteó como hipótesis, sino que la probó en sus partidas.

Por ende, brindó a los peones una verdadera jerarquía en este juego asociado que ciertas veces -en manos de cerebros poco avezados- los tienen como piezas pequeñas, de escaso valor.

Además, supo crear y resolver numerosos estudios de finales entre los que prevalece el método de empate con rey y torre vs rey, torre más un peón:

Veamos como en una primera instancia la torre negra “le corta el paso al rey blanco”. Si el blanco para ganar necesita un gran trabajo de su rey, impedido su avance se verá privado de progreso.

¿Pero qué sucede si el blanco avanza su peón de ventaja para cubrir a su monarca? ¿Había sido refutada la idea del gran Danican?

El corazón podía latirle que sí, pero la razón le indicaba a seguir pensando y no rendirse ante una evidencia parcial, no definitiva:

Con el movimiento de la torre negra, el rey blanco no tendrá escondite por delante de su propio infante.

Un final que tiene casi 250 años y ningún módulo de análisis pudo mejorar la elaboración teórica del mejor ajedrecista del siglo XVIII,

Cabría seguir enumerando otras obras maestras que se encuentran en el arcón del legado de nuestro héroe, pero mejor volcarnos a su mérito, a su empeño, a su inquebrantable voluntad de sentarse frente a un tablero con muy pocos elementos que lo secunden, tal vez solamente con su cerebro compenetrado en piezas de un diseño rudimentario, pero que no obstaban a que pudiera hacer volar en maravillosos viajes a su imaginación.

Quizás Descartes lo hubiera puesto como un ejemplo a imitar; Voltaire lo habrá apoyado en sus fatigosas búsquedas teóricas, aunque no concordase con él; el espíritu crítico de Diderot lo habrá hecho dudar en ocasiones entre la razón y la sensibilidad; y tantas otras luces de su época seguramente lo iluminaron sin llegar a encandilarlo.

Si la música es en esencia armonía y el ajedrez es sobre todo coordinación de fuerzas, Philidor fue el más acabado ejemplo de lo que un cerebro brillante puede lograr: llevar la armonía a las 64 casillas o que la coordinación de negras y corcheas suene como la belleza del orden.

Este artículo también fue publicado en Ajedrez Latitud Sur que dirige el reconocido escritor y MF Sergio Negri.

https://ajedrezlatitudsur.wordpress.com/2021/05/14/philidor-el-iluminismo-al-ajedrez/?fbclid=IwAR1TkWdq6VIiwmGr8CQn6q_AMBPxQO780JUr7xMEzZAHSo70gRo9oMO06z0

* Alejo De Dovitiis es abogado y catedrático con MBA en derecho empresarial es además Trainer Fide y Maestro internacional de ajedrez profesor en el histórico Club Argentino y de la Escuela Ruy López en Villa Martelli, autor de 6 libros y productor y conductor del programa radial Ajedrez y Empresas que lo hizo acreedor del premio Trend Topic en el 2016.

También ilustra a la afición ajedrecística en su canal de Youtube " Tácticos y Estrategas"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *